INGREDIENTES para 4 personas: 1 kg de alcachofas. Pueden ser frescas o congeladas, pero no sirven las de lata, 1 cebolla, 4 ó 5 ajos, perejil picado, zumo de limón, pan rallado, laurel, jamón serrano picado.

ELABORACIÓN: Si las alcachofas son frescas cortamos los cabos (aunque bien limpios se pueden trocear y añadir al guiso), les quitamos las hojas duras de fuera, dejando los centros. Una vez limpios cortamos las puntas duras,  los partimos en mitades o cuartos, y los frotamos con limón para que no se oscurezcan. Los ponemos al fuego en una cazuela con la cebolla, perejil y ajos picados, laurel, el jamón (si se quiere) un chorro de aceite, agua que casi los cubra y sal o pastilla de caldo. Dejamos hacer hasta que estén tiernos y el líquido se haya evaporado casi por completo. Al final rociamos con limón y espolvoreamos con pan rallado para espesar la salsa, dando unas vueltas en vaivén a la cazuela.

Si las alcachofas son frescas cortamos los cabos (aunque bien limpios se pueden trocear y añadir al guiso), les quitamos las hojas duras de fuera, dejando los centros. Una vez limpios cortamos las puntas duras,  los partimos en mitades o cuartos, y los frotamos con limón para que no se oscurezcan. Los ponemos al fuego en una cazuela con la cebolla, perejil y ajos picados, laurel, el jamón (si se quiere) un chorro de aceite, agua que casi los cubra y sal o pastilla de caldo. Dejamos hacer hasta que estén tiernos y el líquido se haya evaporado casi por completo. Al final rociamos con limón y espolvoreamos con pan rallado para espesar la salsa, dando unas vueltas en vaivén a la cazuela.

FUENTE: DIVINA COCINA